Los Orígenes

 

Tres Generaciones de Artesanos

Origen simple, producto genuino: la de la familia Sainz es la historia de tres generaciones de artesanos pasiegos que surge del inicial impulso, emprendedor y decidido, de Antonia García Mazorra, una pasiega corajuda que dio soporte a un matriarcado clásico de la Cantabria rural del siglo pasado. En Vega de Pas, donde Joselín, su marido, ejercía de panadero, Antonia amasaba los primeros sobaos pasiegos que se comercializaron, con la harina castellana de la etapa del estraperlo y el pertinaz apoyo de su vecina y compañera Lucía.

Elaborar el Mejor Producto Posible

Los orígenes fueron modestos, como cabe esperar de un empeño familiar artesano, de bases rurales, campesinas, en la crudeza del medio rural montañés de la posguerra. Son años de escasez y de difícil mercadeo, por lo complejo y básico de las comunicaciones locales. Los mercados semanales de Ontaneda y Selaya, el cuévano, las maletas o cajoneras de madera para el acarreo de unos pocos kilos de sobaos, el burro que ayudaba al cambalache por los puertos… así se resumen, para aquel período, los viejos recuerdos y el anecdotario de nuestros mayores.

El traslado de la familia a Selaya, en los primeros años sesenta del siglo pasado, supone el inicio de un crecimiento ininterrumpido, de la mano ya de la segunda generación, María y Mariángeles, dos de las cuatro hijas de Joselín, que nunca cedieron a las tentaciones del mercado y mantuvieron siempre el criterio de elaborar el mejor producto posible, con las mejores materias primas y un respeto absoluto por los modos de hacer de la tradición familiar.