Blog

ORGULLO PASIEGO Y FIESTA DE NTRA. SRA. DE LA VEGA (en)



Este Pasado fin de semana, en San Roque de Riomiera se ha celebrado la 18º edición de la fiesta del orgullo pasiego. La celebración data de hace más de una década y con ella pretendemos conservar las tradiciones y costumbres de la comarca pasiega, tan singulares que poseen una idiosincrasia propia que las diferencia del resto de zonas de la región. También, y como suele ser habitual en estas fechas por todo el panorama nacional, hemos celebrado las fiestas de Ntra. Sra. de Vega de Pas, honrando y disfrutando de varias de nuestras tradiciones, y muchas actividades han sido organizadas para nuestro disfrute... mirad, mirad..

Durante estos festejos es frecuente ver a nuestros jóvenes ataviados con sus trajes regionales y acompañados de piteros y panderetas, porque además de pasar un buen rato, sentimos que debemos conservar y recordar nuestras tradiciones. Para ello, el Ayuntamiento programó cantidad de actividades en las que lo pasamos como cuando éramos pequeños; juegos y concursos de bolo pasiego, salto pasiego, mudar el palo, degustaciones, parrilladas e incluso concurso de relincho y de ordeño, porque ser pasiego significa ser muchas cosas. 

Para todos aquellos "recién enamorados" de nuestra tierruca, el termino pitero se emplea para denominar a los interpretes de flauta de tres agujeros y tamboril. En Cantabria se ha utilizado también para los dulzaineros y para los clarinetistas. Una tradición muy arraigada en la sociedad cántabra desde hace más de 150 años, tal vez porque es el  instrumento que mejor ha sabido reflejar el sonido y el estilo del canto montañés. Todas estas tradiciones son importantes para nosotros porque honramos a nuestros antepasados, pues antiguamente, por ejemplo, los ganaderos salvaban los obstáculos de los caminos mediante saltos, apoyados en un largo palo de madera de avellano, flexible pero resistente, de más de dos metros de longitud. En otra ocasión os contaré en qué consisten los demás juegos populares pasiegos, muy interesantes desde luego.

Y para acompañar ambas celebraciones, o cualquiera que se dé en la tierruca, (sea dicho de paso) excelentes productos gastronómicos, como no podía ser de otra manera ; chorizada, buenas carnes, y los productos lácteos y sus derivados, como la mantequilla, ingrediente esencial en nuestros sobaos pasiegos y quesadas. Y para finalizar la fiesta, canciones montañesas y verbena.

El domingo tuvo lugar la ofrenda floral a la Virgen de la Vega y se celebró una misa cantada por el coral "Valle de Carriedo", del que nuestra directora forma parte. Porque aquí , en los valles pasiegos, la tradición y lo artesanal o artesano, ya sean los sonidos que emiten tus cuerdas vocales, o aquel producto que "sobas" con tanto amor, son lo que nos definen, lo nuestro, nuestra esencia, nuestra cultura y cómo hacemos de ella nuestra religión.

Nuestro, nuestro, nuestro. Lo que nos hace Pasiegos y grandes. ¡Vivan los Valles Pasiegos!